T.4.1. 4ESO: Dios: ¿una interrogante abierta?

Si hay un tema que particularmente me apasiona y sobre el me encanta indagar es el referente a lo que Dios tiene que ver en nuestra vida, sobre lo que significa esa palabra para nosotros y sobre lo que implica para la sociedad su presencia, existencia y hasta creencia. Ahora bien, esta pasión no brota del hecho de ser sacerdote o religioso; más bien, surge de la misma esencia de mi personalidad acompañada por el cristianismo, religión en la que fui bautizado muchos años atrás.

Por ello, lo primero que tenemos que hacer es abrirnos a una experiencia fundamental: la de la pregunta. Todo es susceptible de ser cuestionado a fondo y más cuando lo haces sin miedo a perder todas las certezas que guían tu vida. El ser humano es el único capaz de indagar sobre lo que vive, experimenta y siente; sobre lo que toca el fondo de su vida y sobre lo que lo conmueve. Por decirlo de otra manera, en el interior de toda persona existe un deseo profundo de resolver ciertas dudas o planteamientos de sentido. Esa capacidad se puede acallar por momentos o puede ignorarse, pero has de ser consciente de que siempre va a estar allí: es una tensión profundamente humana que linda con el inconformismo característico de todo aquel que sabe que la vida se tiene para vivirla intensamente y no para dilapidarla en cosas sin sentido.

Ahora bien, entre esas dudas, como las que muchos se han hecho, se encuentra una muy profunda como lo es: ¿quién es Dios? O ¿Qué es Dios? La respuesta te puede llevar por distintos caminos, algunos más personales, otros más superficiales, algunos rocambolescos y algunos quizás enlacen con aquellos conocimientos que te transmitieron cuando eras pequeño. Pero todo esto toca irlo madurando. 

El mundo en el que vives está lleno de circunstancias, situaciones y experiencias que van llenando de cierta incertidumbre cada una de las respuestas que puedas dar en un momento dado. Por ejemplo, el mal, la violencia injustificada, el sufrimiento de los inocentes o incluso una muerte de una persona muy cercana en tu familia. Por eso, este ha de ser el primer paso que te llevará a descubrir que la palabra Dios es un concepto muy amplio, que depende de vivencias y experiencias personas, que supone un compromiso que implica toda la vida y que quizás nunca lograremos abarcar del todo su contenido.

También descubrirás que mucho de lo que respondas será una herencia de tu familia, de tu cultura, de tu entorno más cercano, de las vivencias que hayas o no tenido, de tus propias búsquedas, de lo que han opinado otros por ti y de lo que tú has logrado cosechar. Esto nos abre aún más el concepto de Dios y eso es lo increíble. Que siempre podrá ser una respuesta abierta que puedes descubrir.

Esto es lo primero…


A partir de aquí tenemos que profundizar un poco más y delimitar ciertas características que nos permiten entender esta profunda búsqueda que pertenece al Ser Humano…

Carlos Alvarado

Buscador apasionado de la verdad. Educador por convicción. En constante afán de aprender. Abierto a lo que cada día, sorpresivamente, me pueda ofrecer.

2 comentarios:

  1. Es bueno pensar en este tema de vez en cuando por que a veces no pensamos estas cosas y lo pasamos por alto mucha gente cree en Dios o no y nunca se lo han planteado más profundamente y se deja seguir por lo que creen los demas

    ResponderEliminar
  2. Es bueno pensar en este tema de vez en cuando por que a veces no pensamos estas cosas y lo pasamos por alto mucha gente cree en Dios o no y nunca se lo han planteado más profundamente y se deja seguir por lo que creen los demas

    ResponderEliminar