T2.1.2ESO: Dignidad humana: Fundamentos

Definir significa: "fijar con claridad, exactitud y precisión el significado de una palabra o la naturaleza de una persona o cosa". En el caso del concepto de dignidad humana esto es algo fundamental y clave si queremos profundizar en su contenido y sus consecuencias para la sociedad en la que vivimos. También abre las puertas a la posibilidad de defenderla frente a aquellas situaciones que la ponen entre dicho, sobre todo cuando descedemos a lo concreto del día a día, en lo cual nos encontramos con circunstancias que le roban la dignidad a muchas personas en el mundo entero. En este recorrido también profundizaremos en sus bases; es decir, sobre que se fundamenta la dignidad humana.
En primer lugar, solemos entender la dignidad como un derecho únicamente. Sin embargo, hay mucho más allá que esto. Más bien, el que la dignidad sea un derecho es consecuencia de algo más. Es decir, comencemos diciendo que la dignidad como tal es un VALOR ABSOLUTO. Es decir, una cualidad valiosa por si mismo, entero como decían en clase (es decir, sin depender de otros elementos que la condicionen) y perteneciente a todo SER HUMANO por el mismo hecho de ser persona en cuanto ser racional, dotado de libertad y por tanto con voluntad o, dicho de otro modo, con capacidad para decidir. Incluso, aunque no se puediera decidir, no podemos elegir tenerlo o retirarselo a una persona, es anterior a la voluntad y reclama de nosotros una actitud adecuada.

En ese sentido, la dignidad humana radica en el valor interno e insustituible que le corresponde al hombre en razón de su ser , no por ciertos rendimientos que prestara ni por otros fines distintos de sí mismo. Tampoco por la así llamada raza, el color de la piel, la religión, o su puesto en la sociedad. El hombre vale por lo que el mismo es, por su ser.

Por lo tanto, es algo que nos viene dado y reclama de nosotros una actitud proporcionada, adecuada: se nos presenta como una llamada al respeto incondicionado y absoluto. Un respeto que, como se ha dicho, debe extenderse a todos los que lo poseen: a todos los seres humanos. Aunque también existirá la posibilidad o bien ignorarlo o rechazarlo.

Por eso mismo, aún en el caso de que toda la sociedad decidiera por consenso dejar de respetar la dignidad humana, ésta seguiría siendo una realidad presente en cada ciudadano. Por lo tanto, aún cuando algunos fueran relegados a un trato indigno, perseguidos, encerrados en campos de concentración o eliminados, este desprecio no cambiaría en nada su valor inconmensurable en tanto que seres humanos.

En definitiva, por su misma naturaleza, por la misma fuerza de pertenecer a la especie humana, todo ser humano es en sí mismo digno y merecedor de respeto.

A partir de aquí, exploraremos los fundamentos de la dignidad humana

Carlos Alvarado

Buscador apasionado de la verdad. Educador por convicción. En constante afán de aprender. Abierto a lo que cada día, sorpresivamente, me pueda ofrecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario