Niños: ¿armas de guerra?

ABU MALIK AL-SHAMI
Llevo unos días pensando sobre una noticia publicada en un periódico hace unos días. Tiene que ver con la dignidad personal, con lo que somos cada uno, con las oportunidades en la vida y con las implicaciones que tiene lo que sucede para con cada uno. Lo desarrollo brevemente puesto que la noticia no puede dejarnos impasibles y menos cuando toca a personas a las que, si viviesen en España, serían alumnos míos. La noticia era la siguiente: Daesh recluta a niños por la fuerza para defender Mosul

En primer lugar, el término dignidad significa algo que es valioso, lo que es estimado o considerado por sí mismo, y no en función de otra cosa. La dignidad humana radica en el valor interno e insustituible que le corresponde al hombre en razón de su ser, no por ciertos rendimientos que prestara ni por otros fines distintos de sí mismo. Visto así, cada uno de estos niños es tratado como un objeto orientado a la guerra, a la ideología, a la destrucción con un futuro seguro: el de la muerte a manos de los que sean; una muerte en vida por todo lo que son empujados a hacer y una muerte definitiva puesto que en cualquier momento pueden perder la vida. Todo por razones violentas y ancladas en radicalimos extremos que arrancan cualquier posibilidad de sobrevivir. Partiendo de este hecho, ¡no podemos mirar hacia otro lado y no podemos guardar silencio cuando sabemos que miles de niños en la actualidad, mientras leemos esto, estarán combatiendo por causas que desconocen y estarán siendo acribillados por extremismos que no tienen sentido. 

ABU MALIK AL-SHAMI
En segundo lugar, sitúandos en torno a las oportunidades: ¿no os surgen preguntas? Podríamos excusarnos en que estas realidades quedan distantes a nosotros, que son una desgracia y con ello, experimentar una cierta lástima frente a las desigualdades que se viven en la actualidad. Pero, ¿acaso eso solventaría el problema? ¿Acaso la lástima aportará una voz reivindicativa a todas estas personas que en la actualidad tienen que luchar por sobrevivir? ¿Acaso la sobrevivencia es un estilo de vida que podemos permitir indiferentemente? Claro, la oportunidad de salir adelante solo la experimentar unos cuantos que, con suerte o con mucha destreza, logran evitar una muerte prematura en medio de tanta destrucción. Pero, ¿acaso esto es una oportunidad? En realidad, lo relevante sería asegurar que todos estos niños tengan un futuro digno en el que las armas solo sean un recuerdo y el sonido que escuchen sea el típico de la naturaleza y no el de los misiles cayendo. ¿Lo conseguiremos algún día? 

Por último, ¿tendrá algo que ver esto con nosotros? Claro que sí. Primero, porque cada uno de estos niños es un ser humano como nosotros. Segundo, porque nuestra propia humanidad nos reclama una mirada al menos curiosa frente a lo que está sucediendo. Tercero, porque nuestras posibilidades comunicativas e informativas nos lo permiten en un mundo hiperconectado pero tantas veces hipnotizado por lo que los medios estiman conveniente para nuestra consciencia. Cuarto, porque ellos nos piden voz, nos piden ojos, nos piden ser portavoces de lo que viven. ¿Acaso seremos indiferentes? Ojalá que no pero...La Respuesta está en nuestro campo del juego.




Carlos Alvarado

Buscador apasionado de la verdad. Educador por convicción. En constante afán de aprender. Abierto a lo que cada día, sorpresivamente, me pueda ofrecer.

8 comentarios:

  1. Óscar Fernández 4ºA ESO

    No creo que sea justo para esos niños vivir esas situaciones, no se lo merecen igual que nadie pero nosotros tenemos las manos atadas en cierto sentido ya que con 15 años no soy capaz de poder decirme voy a cambiar sus vidas, voy a mejorarselas, únicamente me puedo limitar a trasmitir mis sentimientos y mis opiniones difundiendolas y con suerte influir en las opiniones de las demás personas.
    Otras opciones que están en mi alcance seria firmar peticiones en favor de los niños para que la gente que si pueda ayudar tenga el apoyo y así de manera indirecta yo también poder ayudar aportando mi granito de arena.
    Yo no creo que hacer cualquier de las dos opciones mencionadas anteriormente sea tarea fácil ya que no publicamos nuestras propias opiniones de verdad sino lo que las personas quieren escuchar para que no nos tomen como a un bicho raro y así además gustarles lo que hace que la mayoría de las personas no opinen o simplemente se limiten a repetir pero yo creo que si nos quitásemos todos esos complejos y de verdad y solo de verdad opinásemos y no nos influenciásemos podríamos cambiar mas cosas de las que une cree.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grande. En realidad creo que es clave todo lo que planteas. Posiblemente os veáis limitados para muchas cosas pero para lo que no lo estáis es para pensar, para dialogar, para hablar, para formaros. Tenéis la posibilidad de romper vuestros límites, de ir más allá de lo que muchas veces os impone la sociedad en la que vivís. Por último, cómo bien dices, será importante quitarse esas máscaras que muchas veces os atan.

      Eliminar
  2. Alexander Lysun 4 ESO A
    Es muy injusto que les quiten toda la dignidad a estos niños de esta manera, pero lo que hace esta situación todavía peor es que con este acto también les quitan la infancia y, seguramente, estos niños ya no perciben el mundo que les rodea como nosotros. Si desde pequeños ven la violencia, probablemente, en el futuro también van a actuar de forma violenta y esto es un gran problemas para todos nosotros.
    Para evitar esto, nosotros, los alumnos, no podemos hacer lo mismo que una persona mayor, pero esto no quiere decir que no podemos hacer nada. Podemos firmar peticiones para que la gente que puede hacer más, pueda seguir trabajando y mejorar la vida de estos niños. Y opinar sobre este tema me parece uno de los aspectos claves, ya que si todos vamos a expresar nuestras opiniones y empezar a enterarnos por lo menos un poco sobre esto, ningunas redes nos podrán manipular y podríamos llegar a hacer grandes cosas para todos los humanos, tal vez no por el dinero, sino por el derecho de dignidad de todas las personas.
    Y a lo mejor algún día viviremos en un mundo sin violencia, aunque siendo realista, creo que alguien gana mucho con estas guerras, ya que si no fuese así, podríamos destruir a todos los miembros de Daesh y no volver a oír nada de ellos ya hace mucho tiempo. Pero aunque sea así, no hay que rendirse y siempre hay que intentar, ya que si ni siquiera lo intentamos la situación podría llegar a ser mucho peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es que hay muchos intereses que se ven implícitos en estas guerras. Por eso es importante formarse, conscienciarse, pensar, dialogar, comprometerse con alguna causa como bien dices. Puede que una persona no pueda hacer mucho cuando no se compromete con algo pero una vez se implica las cosas cambian del todo porque su mundo ha cambiado. Gracias por tu aportación

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que me parece injusto muy injusto obviamente le estas quitando parte de la infancia a niños que no han vivido nada de ella y ahora la pasan entre guerras y armas además le estas quitando sus derechos y su dignidad en mi opinión creo que hay pocas cosas que hacer para solucionarlo por nuestros propios medios alo mejor alguna firma o donativo pero no cambiaría mucho con eso creo que deberíamos empezar por saber valorar lo que tenemos donde vivimos y la infancia que hemos tenido por que ni se acerca a lo que están sufriendo esos niños Nada más que opinar

      Eliminar
    2. Toda opinión es válida. Lo importante es aportarla, dialogarla e incluso, como tú ahora, escribirla. El primer paso es ser conscientes de que algo sucede. Lo siguiente es comenzar a comprometerse. Vosotros podéis hacerlo. ¡Animo!

      Eliminar
  4. Elena Rodriguez Poza 4A
    Acerca de la injusticia que esta ocurriendo en Siria con la recluta de niños con apena 9 años no hay nada más que añadir, es una violacion de la infancia se mire por donde se miere.
    Esta situación nos hace pensar a cerca de lo que tenemos y las oportunidades que recivimos, la esperanza de esos niños en vista hacia al futuro es muy reducida, si sobreviviesen al genocidio sus salidas profesionales serian prácticamente inexistentes y la salida psicológica sería todavía peor. ¿Cómo va a crecer una sociedad si la educación se basa en la violencia?
    También nos hace pensar en la suerte que tenemos y la diferencia entre esos niños y nosotros. Simplemente el nacer en el sitio y momento equivocado, ya que esas familias no tienen la culpa de absolutamente nada.
    Cómo podemos solucionar esta injusticia. Podemos ponernos a merced de la sociedad y lamentarnos de lo que ocurre, podemos interesarnos e invertir nuestro tiempo en ello y decirselo al mundo, también puedes ignorarlo.

    ResponderEliminar