Dimensiones del Ser Humano: ¡hemos acabado!

Finalmente hemos acabado con todas las dimensiones del ser humano. Bueno, ¿todas? Claro que no, dado que cada persona es una realidad tan compleja como particular; tan rica en dimensiones como necesitada de integrarlas. Quizás por eso el intento que hemos hecho de dividir al ser humano en partes puede ser algo empobrecedor a la vez que enriquecedor. En fin, solo nos quedaba por definir una serie de aspectos respecto a cada persona. 


Ya habíamos analizado las dimensiones ética, espiritual y cognitiva del ser humano. Nos quedaba por tratar la afectivo-emocional, la comunicativa y la kinestésica. Veámoslas con mayor detenimiento. 

a. Dimensión afectivo-emocional: Cuando hablamos de la dimensión afectiva se refiere, como su nombre lo indica, a todas las emociones y sentimientos que experimentamos. Dentro de ella, de la inteligencia emocional. Esta es la que determina actos y decisiones importantes de la vida, la que determina el éxito en las relaciones humanas, la que gobierna los actos de la vida diaria, la que está en la base de muchas actuaciones creativas y la que más nos aproxima a la felicidad.

Ya comentamos en clase que las emociones son reacciones o respuestas que se experimentan frente a situaciones de la realidad en la que te encuentras, sea esta externa o interna; llegan a ser transitorias en muchos casos e incluso pueden ser manipuladas. 

También mencionamos que los sentimientos son el resultado de las emociones. La palabra sentimiento viene del verbo “sentir” y se refiere a un estado de ánimo afectivo, por lo general de larga duración, que se presenta en el sujeto como producto de las emociones que le hace experimentar algo o alguien.

Generalmente, se considera que las emociones son de menor duración que los sentimientos y se cree que son las que impulsan y motivan a que las personas actúen. Son más intensas que los sentimientos, pero duran menos que éstos.
Se habla de unas emociones que son básicas, ya que según algunos estudios; todos los seres humanos las experimentan. Éstas son:
  • La sorpresa o asombro
  • El asco
  • La tristeza
  • La ira
  • El miedo
  • La alegría/felicidad.
b. Dimensión comunicativa: todo ser humano tienen ansias por comunicar. Esto es la capacidad de transmitir lo que somos, lo que hacemos, lo que vivimos, pasando de un nivel más superficial a un nivel más profundo (es lo que podríamos llamar amistad). Además es una habilidad que le permite la construcción y transformación de sí mismo y del mundo a través de la representación de significados, su interpretación y la interacción con otros. En ese sentido, es lo que le hace al ser humano capaz de expresar conocimientos, ideas, acontecimientos y fenómenos de la realidad, satisfacer necesidades, formar vínculos afectivos y expresar emociones y sentimientos. 

El problema es que en la actualidad estamos tan imbuidos en las redes sociales que a veces se nos olvida lo que significa comunicar conectando con nuestro mundo interior y el de los demás. 



c. Dimensión corporal del ser humano: tal como vimos, es la expresión de lo que somos y de lo que habita en nuestro interior a través del cuerpo.
El cuerpo es, además, nuestro lugar de inserción en el mundo y el medio través del cual las personas nos relacionamos con nuestros iguales y con el entorno. Es con lo que nos comunicamos, con lo que transmitimos cariño, afecto, cercanía; o por el contrario, lejanía, apatía e incluso rencor. Es nuestra pantalla al mundo y forma una parte inigualable de nuestra realidad. Para muestra el siguiente vídeo:


Entonces, te planteo un reto: 
La DDHH plantea en el artículo 1: "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros"
¿Tendrá algo que ver con todas las dimensiones que hemos abordado?

Carlos Alvarado

Buscador apasionado de la verdad. Educador por convicción. En constante afán de aprender. Abierto a lo que cada día, sorpresivamente, me pueda ofrecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario