T1.1: 4ESO: Claves para introducirnos en la vida

Todo ser humano es un gran misterio. Nunca es capaz de conocerse del todo y cuando cree haberlo conseguido se da cuenta de que aún hay tanto que descubrir. Esto es lo que lo hace maravilloso. Después de todo, si entendemos misterio como: “algo que no se puede explicar o comprender del todo” entonces es más sencillo comprender que toda persona no se puede escapar a esta realidad. ¿Implica esto algo para nuestras vidas? Lógicamente la respuesta es afirmativa.
En primer lugar, implica una pregunta que seguro todos tenemos que experimentar alguna vez en nuestra vida: ¿Quién soy yo? Interrogante que sobreviene sobre todo en aquellos momentos de la vida en los que entramos en una crisis o en los que, por las razones que sean, tenemos que salir de nuestra zona de comodidad. En ese sentido, ¿Quiénes somos? Acaso somos únicamente un amasijo de materia, un cuerpo sexuado movido por hormonas y pulsiones, un conjunto de sentimientos y emociones que se liberan cuando mejor les conviene. 

O, ¿acaso somos algo más? En este sentido, cabría la posibilidad de decir que tenemos algo que nos mueve, como una energía que nos impulsa día a día. Para algunos es el alma, para otros interconexión cerebral, y para algunos más adquiere otro nombre (En todo caso si has vivido la difícil experiencia de ir a un Tanatorio podrías notar en ese cuerpo que yace precisamente la ausencia aquello de lo que estamos llenos: ¡vida!). Pero, ¿sólo esto?


Y ¿qué me dices de tus cualidades o defectos, de tus fortalezas y debilidades, de tus talentos o de lo que te apasiona, aunque tú no sepas darle nombre?. El problema estará en creer o no si todo lo anterior te define del todo o solo aporta rasgos de ti. Claro, hablando de definiciones, algunos dirán que tu nombre completo te define ya que va implícita tu historia personal y familiar. Sí, la historia de cada uno forma parte de esta ecuación. Por eso es importante conocer de dónde venimos y quienes son los que nos has antecedido. Te da luces sobre lo que se vive en tu casa, sobre la educación que has recibido e incluso te dirá algo más de ti mismo. Pero… ¿Acaso te lo dirá todo?


Esto nos abre, en segundo lugar, a otra pregunta: ¿Quién he sido? Dicho con otra pregunta, ¿alguna vez te has detenido a pensar en tus actos, en tus palabras, en las relaciones que has tenido en el tiempo? ¿alguna vez has considerado o buscado razones para los errores que has cometido una y otra vez? ¿alguna vez has disfrutado mirando fotos de hace más de un día en compañía de personas que conocen sobre ti? Si no lo has hecho te lo recomiendo. La razón es sencilla: ¡mucho de lo que has sido también influye en tu presente, en tu identidad del aquí y ahora, y lógicamente influirá en lo que quieres ser? 

Por eso, en tercer lugar y último lugar, la guinda del pastel la pondrá otra pregunta: ¿quién quiero ser? Para responder a esto tendrás que contar con toda tu realidad sin miedos ni bloqueos. Sí…Por eso vamos a trabajar tus talentos y lo que te apasiona. ¿Sabes por qué? Porque siempre hay tiempo para conocerse y para descubrir nuevas cosas de uno mismo. La cuestión estará en, ¿qué haremos con todo lo que vamos auto descubriendo? ¿Acaso, con todo ello, podremos cambiar esta realidad dando igual que tengas 14 años?

Ya lo creo. 

Carlos Alvarado

Buscador apasionado de la verdad. Educador por convicción. En constante afán de aprender. Abierto a lo que cada día, sorpresivamente, me pueda ofrecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario